Cuando se trata de la reputación de tu consultorio, un aspecto clave que jamás debes dejar pasar es la procedencia de la adquisición de equipos y materiales de buena calidad. Por esta razón, la elección de los proveedores para tu clínica, es algo que debes hacer con mucho cuidado, teniendo en cuenta una serie de factores.

El trabajo en el área de la salud tiene riesgos muy elevados, por ese motivo es muy importante que trabajes con equipo de alta calidad. Para evitar sustos y percances a corto plazo, a continuación, te presentamos algunos sencillos tips para que aprendas a elegir a un buen proveedor, de acuerdo a la calidad y fiabilidad de sus servicios:

1.     Analiza con cautela tus proveedores

En odontología ocurre que algunos trabajos permiten la utilización de diferentes materiales con precios diferentes.

El primer paso que debes realizar antes de elegir un buen proveedor para tu empresa. Investiga cuántas y que opciones tienen a la mano y qué es lo que ofrece cada una de ellas, dependiendo de la actividad y tratamientos que se desarrolle dentro la clínica. Un buen análisis de las diferentes opciones disponibles hará que tu decisión final sea más sencilla.

Recuerda que tus pacientes verán cada máquina muy de cerca, como tu presentes tu consultorio es sinónimo de la experiencia, buenas prácticas y eficiencia. Los clientes necesitan sentirse confiados de que están en buenas manos.

Un aspecto común que actualmente se tiene es la compra por internet para ello te dejamos otras sugerencias a tomar en cuenta.

Si buscas opciones por este medio busca referencias en Internet existen también empresas y páginas autorizadas y oficiales donde podrás comprobar y adquirir más información para una mayor seguridad.

2.     Solicita garantía

Un aspecto de los más importantes para no poner en peligro la vida de tus pacientes es que cada producto que adquieras, cuente con registros sanitarios y certificaciones comprobables, tomando en cuenta que existe supervisión de entidades de salud, realizan rastrillajes constantes, no pongas en riesgo tu trabajo e inversión, por pequeños aspectos que no tomes en cuenta.

Considera mientras más garantías te brinde un proveedor, tu trabajo no se vera afectado.

3.     Analiza la relación costo-beneficio

Un error frecuente durante la compra de materiales y equipo es sólo considerar el costo y no el beneficio, lo que provoca que el médico compre lo más barato del mercado. Al hacerlo de esta forma, este pequeño detalle puede causar consecuencias negativas para la empresa de salud.

Así que, si estás por comprar equipo, no te guíes solamente por el precio, también considera los beneficios adicionales que puedes tener entre uno u otro producto.

Un equipo más caro podría tener una mayor durabilidad y requerir menores costos de mantenimiento en comparación con una máquina más barata. Evita que lo barato puede salir caro.

4.     Conoce la calidad de los productos

Otro de los grandes errores es comprar material sin que hayas comprobado su calidad antes de formalizar la venta. Para que no te lleves una desagradable sorpresa, es conveniente que investigues con otros colegas y con el mismo proveedor sobre la calidad de los productos. Busca referencias de la empresa en internet, e incluso pide que te den una demostración de lo que vas a comprar si es necesario.

5.     Ten cuidado con los plazos de entrega

Cuando hayas elegido a un proveedor, cuida que éste cumpla con todos los acuerdos y plazos de entrega establecidos. Es importante que la empresa en cuestión se preocupe por realizar entregas rápidas y de alta calidad. Evita pagar por algo y no recibirlo.

6.     Atención post-venta

Si tu consideras importante este aspecto, busca un proveedor que te brinde garantía después de la compra de un equipo o material, o te brinden asesoramiento después de la compra, son decisiones que tú puedes evaluar tenerlos, junto a los criterios anteriormente mencionado.

En conclusión, no te olvides que cada clínica odontológica tiene su identidad bien definida, pero lo que realmente funciona en el rubro de la salud es el prestigio, no debes renunciar a la calidad de los equipos y materiales que utilizas para generar ahorro.

Deja una respuesta