La blancorexia se define como la nueva obsesión por conseguir tener unos dientes más blancos.

Esta obsesión impulsa a las personas a realizarse tratamientos de blanqueamiento dental frecuentes y sin control médico, puede afectar negativamente a la salud oral.

¿Qué hay detrás de este fenómeno que obsesiona a la población entera?

Las sonrisas brillantes son tendencia y moda absoluta, influida desde la pantalla, revistas de moda, las celebridades tienden a tener dentaduras impecables.

Qué rol juega el dentista al momento de la consulta

Los especialistas deben aconsejar durante la consulta a sus pacientes de todos los riesgos que pueden tener a futuro, siempre guiando por el bienestar y aconsejando que este tipo de tratamientos de blanqueamiento dental,  lo tiene que ejecutar un profesional odontólogo, ya que de lo contrario se presentan diferentes trastornos que pueden poner en riesgo a la salud.

Riesgos del blanqueamiento sin control

Aplicarse tratamientos para blanquearse los dientes sin control puede afectar negativamente a la salud bucodental, según advierten los dentistas, provocar efectos secundarios como:

  • Debilitar el esmalte de sus dientes.
  • Generar cuadros de hipersensibilidad o dolor dental.
  • Grietas
  • Lesiones en la pulpa dentaria que pueden incluso causar la muerte y pérdida del diente por una necrosis pulpar.
  • Cambios en la percepción del sabor de los alimentos.
  • Problemas en las encías.

En anteriores  artículo se comentaba 3 Alternativas perfectas para blanqueamiento dental  que un profesional utiliza,  con este tipo de pacientes que busca sonrisas más blancas , pero todo acorde a la evaluacion previa que ellos normalmente generan  y factores que ellos evaluan para ver que procedimiento es mas conveniente,

Consejos para evitar la blancorexia

Por ello la importancia de acudir a un especialista el mismo que deberá hacer notar todos los pros y contras en caso de cada alternativa, es bueno recalcar:

  1. Mostrar una perspectiva realista al paciente: los dientes extremadamente blancos que ven en actores, modelos publicitarios o influencers, probablemente no se corresponda con el estado ideal de la dentadura, ni favorezca necesariamente.
  2. Respeten los lapsos de tiempo entre tratamientos una vez elijan alguna: el carácter agresivo de las sustancias blanqueadoras impide una buena recuperación y resultado.
  3. Informarse ante productos-milagro que no estén bajo supervisión de un profesional: algunas de las soluciones disponibles en todo tipo de establecimientos puede que no sean seguros.
  4. No recurrir a soluciones caseras: pueden ser peligrosas o contraproducentes, al ser productos abrasivos pueden dañar el esmalte y la encía.

Como consejo final ponte en manos de un odontólogo experto en estética dental, los tratamientos de blanqueamiento dental pueden ser efectivos y seguros, siempre y cuando sean supervisados, el mismo se asegura de que no tienes problemas de caries, periodontitis u otras complicaciones que pudieran empeorar con el blanqueamiento.

Deja una respuesta