El equipamiento de la clínica dental es uno de las inversiones más altas que realiza el profesional, ya los que tiene que hacer frente a cualquier consulta y lo utiliza a diario por lo que es importante cuidarlo de forma adecuada.

La inversión en aparatología no solo se produce en ocasiones puntuales, sino que suele darse en repetidas ocasiones, siempre que se quieran renovar los equipos de la clínica.

Además del desgaste natural de la maquinaria e instrumental con el paso del tiempo, existen averías, quiebre o fallas  que pueden producirse debido a no seguir un correcto mantenimiento del equipo dental. Hay que tener en cuenta que cualquier fallo en la aparatología de la clínica, puede suponer la imposibilidad de poder atender a los pacientes.

Algunas de las sugerencias para alargar la vida útil del equipamiento, es necesario seguir unas pautas de mantenimiento del equipo odontológico. De este modo, se consiguen evitar fallos y se logra que el equipo permanezca en buenas condiciones a lo largo de los años.

Aspectos que influyen en la durabilidad del equipo dental

1.     Calidad del equipo

La calidad del equipo y del instrumental que se utilizan en la consulta odontológica no solo afectará a los resultados de los tratamientos que se realicen, sino que también tienen relación directa en la forma de trabajar y en el tiempo que se emplea en cada procedimiento.

El equipamiento de alta calidad hará que el trabajo en la clínica sea más productivo y favorecerá a que su durabilidad también se prolongue.

Elige siempre materiales de proveedores certificados, con garantía y que hayan pasado todos los procesos de control de calidad, esto hará que su rendimiento sea mayor y que podamos recurrir al servicio técnico de manera sencilla si ocurre cualquier incidencia.

2.     Limpieza y mantenimiento del equipo dental

Realizar una limpieza correcta del instrumental y maquinaria de la clínica dental es uno de los puntos clave para aumentar su duración.

  • La dureza del agua es un aspecto a tener en cuenta. No es recomendable utilizar agua del grifo para alimentar las turbinas, contra-ángulos, piezas de mano o ultrasonidos. La cal y los residuos pueden obstruir los conductos, provocando un envejecimiento prematuro, al mismo tiempo que disminuye la productividad de estos equipos.
  • La unidad dental y todos los aparatos que utilicen agua también sufrirán deterioro en sus piezas y conductos a consecuencia de limpiarlos con agua del grifo, lo que provoca una ralentización de los tiempos de trabajo, incrementando el consumo de energía y los costes de reparación. Si se opta por utilizar agua corriente, es necesario el uso de filtros descalcificadores, para evitar en lo posible dichos problemas.
  • Utilizar productos desinfectantes de alta calidad hará que el equipamiento e instrumental de la clínica tenga una mayor durabilidad, ya que evitará el desgaste de las piezas que conforman el equipamiento.
  • A la hora de elegir el detergente que se vaya a emplear, es necesario recordar que el equipo dental es sensible y fácilmente susceptible al ataque de productos químicos. Lo más recomendado es el uso de limpiadores enzimáticos. También se deben leer con detenimiento las indicaciones del fabricante, tanto de los tiempos de inmersión como de la concentración y temperatura del baño de lavado. Únicamente utilizar la dosificación correcta asegura una limpieza adecuada con la máxima protección del material quirúrgico.
  • En cuanto al instrumental rotatorio, es necesario limpiarlo y engrasarlo después de cada esterilización y siempre que haya estado un largo periodo de tiempo sin ser usado. La lubricación de este instrumental tras su limpieza es clave, ya que los productos limpiadores tienen un poder abrasivo que penetra en los mecanismos pudiendo provocar un desgaste mecánico anticipado.

3. Calibrado

Seguir las recomendaciones de calibrado del fabricante es esencial. Si los motores de nuestro equipo trabajan forzados, pueden producirse desgastes precoces como consecuencia del consumo de energía innecesario. Si una turbina trabaja con una presión de aire mayor a la que recomienda el fabricante, sus rodamientos se deterioran.

Pautas para el mantenimiento del equipo dental

Con el fin de alargar la vida del equipo dental, es aconsejable incorporar de manera periódica algunos hábitos.

  • Durante el día a día, es importante lubricar y esterilizar de forma correcta todas las piezas de mano, después de cada paciente.
  • Comprobar que el compresor haga su primer ciclo de parada.
  • Revisar el filtro de la manguera de succión.
  • Examinar el funcionamiento del sillón y la lámpara.
  • Lubricar la pieza de mano y el micromotor.
  • Comprobar el funcionamiento de la jeringa triple.
  • Lavar el protector de la lámpara de la unidad dental.
  • Lubricar y esterilizar el instrumental rotatorio 2 veces durante la jornada, se recomienda una vez a la mitad y otra al final del día.

Al final el día, no olvides:

  • Limpiar a fondo la escupidera y la unidad dental.
  • Lubricar los contra-ángulos.
  • Lubricar y esterilizar, como mínimo, cada media jornada y al final de cada jornada.
  • Cerrar todas las llaves de agua.
  • Cortar el fluido eléctrico.
  • Apagar el compresor.
  • Volver a lubricar y esterilizar el material rotatorio.

Pautas semanales

  • Revisar y reemplazar las juntas en los acoplamientos y en las piezas de mano.
  • Analizar y sustituir, en caso de que sea necesario, las válvulas del extractor de saliva.
  • Limpiar la zona interna y externa del autoclave.
  • Revisar los filtros del autoclave, realizando una prueba biológica de esporas.
  • Verificar que se están siguiendo las pautas de mantenimiento diarias.

Pautas mensuales

  • Examinar que la calibración del compresor sea adecuada.
  • Limpiar la válvula de seguridad del autoclave.
  • Revisar la calidad del agua.
  • Higienizar la manguera de transporte de saliva.
  • Comprobar los circuitos de los sistemas de óxido nitroso y oxígeno de emergencia para asegurar que no presentan deterioro. En caso contrario, es necesario cambiarlos.
  • Verificar que se están siguiendo las pautas de mantenimiento semanales.
  • Inspeccionar los equipos radiológicos, para realizar el calibrado oportuno.
  • Revisar el sillón dental, realizando el ajuste oportuno en las distintas posiciones de este.
  • Cambiar el aceite del compresor, en caso de que esté lubricado con este producto.
  • Ajuste de los brazos que soportan el aparato de iluminación bucal y las piezas de odontólogo en la unidad dental.
  • Comprobar el estado de las bandejas del instrumental.
  • Verificar que se están siguiendo las pautas de mantenimiento mensuales.

Es aconsejable que el servicio técnico realice revisiones periódicas de los diferentes aparatos de la clínica. Así, realizaremos el mantenimiento del equipo dental con el fin de evitar la pérdida de fuerza o eficacia de estos. En estas revisiones se realizarán los ajustes necesarios al equipo dental que ayudarán a alargar su durabilidad.

En Gedesa Dental ponemos a tu disposición nuestro servicio técnico, que solucionará de forma rápida y con la máxima profesionalidad cualquier incidencia técnica que pueda producirse.

 

Deja una respuesta